MODELO PEDAGÓGICO



El modelo pedagógico de la Universidad del Pacífico (UP) enuncia los fundamentos y preceptos que dirigen el diálogo institucional y la acción académica en la universidad, se refiere principalmente al acto de enseñar y aprender, e involucra a toda la comunidad universitaria. Como modelo, se espera que direccione y propicie el acto académico, las decisiones que lo impactan, así como las estrategias de enseñanza y aprendizaje, en las áreas del currículum, la didáctica y la evaluación y en la propia praxis docente a nivel de grado, posgrado y formación continua.

El enfoque pedagógico se concibe como la expresión de la intencionalidad y sentido que sustentará los propósitos, objetivos y acciones tanto de los docentes como de los discursos y las prácticas en las que se inscriben los procesos de enseñanza y aprendizaje de personas para el ejercicio profesional y la formación continua; media y da coherencia a logros y resultados de aprendizaje considerados en su integralidad, para potenciar el desarrollo de las capacidades, actitudes y competencias de las personas tanto estudiantes como profesionales, académicos y funcionarios que hacen a la comunidad universitaria UP, sobre la base de una formación universitaria humanizada, pertinente y coherente con los escenarios locales y globales y las condiciones sociales, económicas, geopolíticas, culturales y educativas de un mundo complejo y una sociedad que demanda de manera creciente mayor progreso y bienestar social, desarrollo científico, tecnológico y cultural.



La intención y acción pedagógica en la Universidad del Pacífico, se orienta a poner el centro en la formación integral y el aprendizaje, más que la mera instrucción, entrenamiento o capacitación de profesionales, lo que supone una sólida formación disciplinar, científica, ética y social que se funde en el pensamiento crítico y en la innovación.



La docencia es concebida en este marco como una acción profesional responsable y autónoma realizada por quiénes se encuentran acreditados disciplinar y profesionalmente como expertos en sus respectivas áreas de especialización. Aparte del dominio a nivel de experto de un saber disciplinar y profesional que enseña, el docente de la Universidad del Pacífico, necesariamente debe evidenciar que se encuentra habilitado en las competencias y saberes pedagógicos que le permiten proporcionar a los estudiantes una formación y no una mera instrucción, brindando oportunidades para el aprendizaje, la apropiación y empoderamiento de saberes, actitudes y competencias académicas y profesionales.

En la UP se concibe el rol del docente como mediador, orientador y acompañante de los procesos de aprendizaje.



Los estudiantes, son reconocidos como personas íntegras e integrales, autónomas y responsables, como actores relevantes del proceso de enseñanza-aprendizaje, constituyen el centro de la preocupación y acción formadora en la Universidad del Pacífico.

La Universidad, reconoce que en el estudiante deben observarse los resultados y logros de aprendizaje, a través de sus actuaciones y desempeños; lo cual permite inferir sobre la instalación de las competencias y los propósitos formativos declarados.



La enseñanza y el aprendizaje en la Universidad del Pacífico se conciben como procesos sociales, históricos y culturales que no se reducen a la instrucción y transmisión de contenidos disciplinares, sino que suponen y se fundamentan en el análisis crítico del saber, en la problematización de la realidad, del trabajo, el quehacer investigativo, la relación con los otros, los espacios y abordajes interdisciplinarios en que se desenvuelve el estudiante y el conjunto de experiencias de aprendizaje planeadas y propuestas en su itinerario formativo, tanto de su carrera como de su vida universitaria.

Aparte de las connotaciones propias de los procesos de aprendizaje a nivel individual, también la Universidad se propone algunos propósitos transversales, desde las acciones docentes:

  • Posibilitar el carácter incremental de los logros de aprendizaje en el desarrollo del itinerario curricular.
  • Impulsar y estimular la apropiación de los saberes y de la autonomía como habilitación progresiva que el estudiante adquiere a lo largo de su proceso formativo.
  • Facilitar y acompañar la construcción de soluciones como clave del aprendizaje, con una clara orientación a las cuestiones profesionales que evidencien liderazgo, toma de decisiones en situaciones de incertidumbre y capacidad de argumentar, persuadir y prever riesgos e impactos.
  • Potenciar un aprendizaje colaborativo, competencias de liderazgo, innovación y contribución a un propósito común compartido, además de un enfoque interdisciplinar que permita interactuar con diversos profesionales, cargos, niveles y jerarquías de una organización.
  • Aprender a Aprender como el proceso de estructuración y transformación que el estudiante hace del conocimiento desde la investigación, y no como la simple asimilación del mismo. Desde esta concepción de aprendizaje se desprenden las lógicas de la enseñanza y sus didácticas que posibilitan el aprendizaje significativo.


La vinculación con el entorno se obtiene en el proceso formativo a través del enfrentamiento temprano de situaciones y contextos profesionales, a través de un aprendizaje situacional y contextual, que articula apropiadamente la teoría y la práctica en la construcción de un saber unificado e integrado que representa el grado de experticia logrado y, por consiguiente, puede ser certificado por la institución, extendiendo así la licencia para el ejercicio profesional.



La implementación y operacionalización del modelo Pedagógico en la Universidad del Pacífico, se plasma y se evidencia, de manera fundamental, en la construcción, gestión e implementación del currículum de los diversos programas formativos que la universidad ofrece, tanto para la organización, administración, diseño, instalación, desarrollo y evaluación de éstos; como para la innovación y actualización de las propuestas formativas en coherencia con la identidad institucional, con las tendencias y acuerdos internacionales sobre formación universitaria y las políticas y lineamientos nacionales.



En el área de evaluación desde la perspectiva del Modelo de Evaluación para los Aprendizajes, se genera un enfoque que permite poner el énfasis en los procesos de enseñanza-aprendizaje que ocurren en las aulas, estableciendo un vínculo inmediato con las prácticas, con la forma en que los estudiantes incorporan y ponen en ejercicio habilidades y conocimientos, y con sus logros asociados.

El modelo empleado en la UP permite instalar al docente como un mediador efectivo que observa, monitorea y genera juicios fundamentados y consistentes acerca de los logros de sus estudiantes, transparentando a todos los actores involucrados los criterios específicos que se evalúan (levantamiento de estándares), guiando y haciendo sugerencias concretas para alcanzar los aprendizajes deseados.

En los estudiantes, posibilita el manejo de información relevante en torno a lo que aprenden, asumiendo que esta actividad tiene desarrollos diferenciados y es necesario visibilizar esas diferencias para abordar los aprendizajes futuros, esto les permite hacerse más conscientes de sus logros y dificultades y participar activamente en la generación de estrategias para abordar su aprendizaje y/o acceder a aquellos mecanismos de apoyo que la institución posee (restitución de aprendizajes previos, apoyos psicopedagógicos, otros).